Reflexiones: ¿Vale la pena la envidia?


Grande malum invidia, Otto Vaenius, Q. Horatii Flacci Emblemata (1612)

Raysa White

De tanto que Dios la desprecia, la envidia fue considerada un pecado capital. Es totalmente insospechado el escozor que produce en el organismo de las personas este mezquino sentimiento. Por envidia se ha llegado hasta el crimen. Pero el crimen más grande lo cometemos con nosotros mismos cuando dejamos que este sentimiento se apodere de nuestro organismo. El poder destructor de la envidia es tan eficaz que tiene la capacidad de transformar la estructura de nuestras células y convertirlas en diminutos monstruos. De hecho se ha probado que algunos cánceres provienen de la tristeza o el maligno escozor por no saber revertir el efecto de las frustraciones. Es necesarios trabajar nuestro interior contra la envidia, no sólo para evitar que nos caiga encima el peso de nuestra propia maldad y bajo espíritu, sino por el tiempo y vida que perdemos en una torpe batalla. No olvides que con la envidia estás favoreciendo a la persona envidiada. La estás valorando. ¿O es que acaso se envidia lo mediano?

Imagen: Grande malum invidia, Otto Vaenius, Q. Horatii Flacci Emblemata (1612).
Anuncios

Un comentario en “Reflexiones: ¿Vale la pena la envidia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s