Nada ha cambiado


caballo abuso

Foto publicada en Pinterest por Helena Reduto

Raysa White.- La cultura no siempre es muestra de altura, sobre todo cuando se apoya en tradiciones bárbaras, escribí en un comentario de Facebook hace pocos minutos, esto me hizo recordar el viejo ensayo de Freud sobre la cultura y ver la cultura como la suma de producciones e instituciones que va hacia dos objetivos: proteger al ser humano contra la Naturaleza y regular las relaciones humanas. (Freud)

La cultura no siempre es buena, depende de hacia dónde la dirigimos, qué le incluimos y con qué finalidad.

Marcuse, apoyándose en Aristóteles, también expresó: Los hombres necesitan en su lucha por la existencia del esfuerzo del conocimiento, de la búsqueda de la verdad, porque a ellos no les está revelado de manera inmediata lo que es bueno, conveniente y justo.

Se quiere decir que la cultura no es suficiente en la regulación de nuestras relaciones.

Cuando los escribas y fariseos le preguntaron a Jesús, el Nazareno por qué sus discípulos quebrantaban la tradición no lavándose las manos. La respuesta de Él puede resumirse en una frase, y por qué ustedes no son capaces de respetarla también, poniéndoles un ejemplo que los irritó. Lo cual fue una respuesta tajante y viva al uso y conveniencia que se hace de la cultura.

Estoy buscando apoyo en grandes autoridades donde una, incluso, terminó en Dios.

La cultura en sí misma no tiene carta de impunidad. No es, como los miembros de un gabinete de Gobierno, Congreso o Senado de los pueblos. La cultura puede y debe ser continuamente cuestionada, y ese cuestionamiento originará una dinámica de progresión que lleve al individuo a una contextura cultural de integridad ética.

La continuidad del abuso animal contra animal –puesto que todos somos animales, y esa llamada superioridad debe ser explicada en términos pormenorizados -proviene de tradiciones ancestrales aparecidas con la lucha por la supervivencia, donde triunfa la astucia, la agudeza de los instintos y, finalmente, la fuerza, en ambos contrincantes.

La evolución de la sociedad, incluso, ni la técnico-científica, ha traído grandes transformaciones en este sentido. El ser humano mantiene su instinto tribal.

Podemos vestir de forma post moderna, usar implementos avanzados, poseer la información más actualizada y seguimos siendo, en relación a la conducta instintiva, unos cromañones. Sé que los cromañones van a reaccionar porque se sentirán aludidos. Y no os asombréis si aparecen en manadas bien abultadas. Eso sólo sería una certeza de los vectores de evolución.

El problema del abuso animal VS animal debe enfocarse bajo acciones de absoluta seriedad y no debe ser tomado por la mano de los gobiernos –los gobiernos, por la estructura en que se van conformando- ya no sirven para mucho. El conflicto debe ser atendido por la sociedad y sus instituciones civiles sin tener que depender de soluciones burocráticas o administrativas, aunque puedan apelarse a ellas, pero de manera excluyente, que la salvaría del flagelo dependiente, lo que veo raro se consiga.

El hecho es uno solo: tenemos que hacernos cargo.

Una vez interiorizada la misión, conectarnos. El avance de las nuevas tecnologías ha sido y es fundamental en esta estrategia, debido al poder estructural de la redes.

Las redes permiten agrupar las tendencias de una forma libre y democrática: quien quiere permanece, se va o se quita por la administración de las redes. Quedando, finalmente, una comunidad afín, aun e inevitablemente, contaminada.

El abuso animal VS animal debe cesar. Antes que pretender cambiar gobiernos, que rotundamente  no vale la pena, se impone un cambio de mentalidad. Trabajo duro. Una vez que la mentalidad rompa esos amarres, se libere, vendrán buenos gobiernos y mejores gobernantes.

Presiento que se podría hacer un esfuerzo para que instituciones responsables dediquen tiempo, inteligencias y esfuerzos financieros a este empeño. No se trata solo de educar, sino instruir, informar y formar en un proceso íntegro, y hacerlo en la profundidad de las regiones, donde el salvajismo impera por la propia necesidad y urgencia inmediata que no puede auxiliarse de una correcta visión.  La violencia cubre la ausencia de inteligencia e información en la educación o “doma” de un animal por otro. Recordando que todos pertenecemos al reino animal. Los indios de Norteamérica, por ejemplo, saben cómo se trata a un caballo ¿por qué no difundirlo con la fuerza que eso merece y que llegue a los más recónditos territorios? Así no pagamos violencia con violencia porque está probado que las sanciones nada resuelven o resuelven muy poco. La ley no basta. Pero la sociedad sí tiene ya discernimiento suficiente para crear canales que corrijan este déficit.

Pensemos en ello.

Raysa White, Santo Domingo, RD 25 de enero de 2016

Los invito a leer este reportaje cuando dispongan de tiempo, comienza al final del artículo publicado en el diario digital:

JESÚS MARÍA: LA CRUELDAD EN EL FESTIVAL DE “DOMA” Y “FOLKLORE”

GRADIEN2

¿Cómo alimentas a tu perro?puppyPic

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s