Reflexión: El dolor es un maestro


tallerDe las cosas que he aprendido y que tienen algún valor es observar las estaciones del año: el tiempo nos regala primaveras y otoños, veranos e inviernos. El tiempo es impredecible. Cuando creemos que todo está bajo control, que todo está asegurado, cae un trueno y nos desgaja. La clave es saber crecer en el dolor. Si alguna raíz queda aferrada a la tierra, por muy pequeña que sea, el árbol crecerá de nuevo.

Mi martillo y mi yunque me fueron embargados por no poder pagar una deuda. Los había puesto en venta ante lo imponderable, prefería venderlos antes que compartirlos. El compartir, a mi entender, me empobrecía. Finalmente, los perdí. Meses después logré recuperarlos, orando, pues no tengo más que a Dios. Y se me apareció un comprador que había visto el anuncio, le conté lo que me había pasado y le hice una propuesta. Aceptó y los sacamos del embargo. El los tiene en su taller y los usamos ambos. Sigo apretada financieramente, pero puedo ir sacando las facturas hasta que me equilibre. Es mejor que antes. No es lo mismo resbalar con el fango a la orilla de un pantano, que ir saliendo del lodo con la ayuda de un guardabosque.

El también le ha dado gracias a Dios por mi caída, pues si eso no ocurre, quién sabe si toda la vida hubiese sido un pobre leñador.

Raysa White

portada_debe_ser_edicion_chilena            Debe ser que no supimos, poemas de Raysa White. Ya está a la venta la edición chilena. Precio: $14.75  Solicítala AQUÍ  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s