Fragmento: hay ciertas zonas…

Hay ciertas zonas de poder que pueden lograrse con posiciones y dinero, todas son efímeras; pero hay una zona de poder inaccesible: la que aprendiste con tu madre águila el día que despertaste en su nido. (De mi novela en proceso “Cazadores de mariposas”)

Fragmento: hay ciertas zonas…No es la altura

 

Anuncios

Cuando me acuesto

ventana y libroCuando en la noche me acuesto, abro los brazos y me entrego. Cuando me despierto le digo: Gracias Padre por haber amanecido viva y con salud. Cada minuto de vida es el poder más grande que Dios nos otorga, pero no estamos educados para comprenderlo. Y tratamos de llevar al otro al límite, como si la maldad o la bajeza nos hiciera inmortales. (r. w.)

Akerunoticias: siete años de amor incondicionado

akerunoticiasAyer me sorprendí al entrar al blog Akerunoticias: 3,044 suscriptores.
Akerunoticias es el hijo de Akerudigital, quien nació como periódico y pasó a ser el sitio oficial de la empresa Akerú Publicidad, sostén de la firma Akerú en República Dominicana.

Akerunoticias es ahora más que un blog. Es un periódico digital con más 14 mil lecturas mensuales
¿Y quién es Akerú? Un dios egipcio, terrenal. Forma parte de mi viejo amor por la cultura egipcia y devoción a un gran maestro que me prestó por mucho tiempo una extraña sabiduría.
Akerú significa también dos ideas…dos proyectos…dos personas que son diferentes o piensan diferentes y se unen para una misma finalidad. Un axioma difícil de llevar en un complejo humano que más que amor exige militancia.
Representa mi adicción sincera a la libertad. El respeto hacia las ideas de los otros y comprender que unidos y con criterio diferentes, también se puede enriquecer la realidad de un sueño. Desconfío de la unanimidad, amo el consenso, la participación mayoritaria. Pienso que mi trabajo ha sido tributo consecuente con ese código, aún bajo las peores circunstancias. Una forma de vibrar que algunos no comparten; mas muchísimos sí, de otro modo Akerunoticias, con un nombre tan raro, no tuviese tantos suscriptores. Como también los tiene La Rosa Blanca, un blog que construí en el mismo año, inspirado en un poema de José Martí. Y dónde escribo lo que pienso y siento. Hoy tiene 2.900 seguidores.
No podía dejar pasar estos detalles. Ni dejar de agradecer a tantos amigos y amigas que me han apoyado y me apoyan.
Hoy Akerunoticias no necesita de mí, tiene tanto dentro que se nutre y regenera a sí mismo. Eso es mágico. ¿Y por qué no regocijarnos?

LLEGAREMOS A TIEMPO

Al Gabo, un hasta luego.

Gabriel García Márquez, Gabo

Aquí, bajo el mimo de la luna, que se asoma tras las montañas de Jarabacoa, te hago estas líneas rápidas y a destiempo, pues como nunca fuiste coronel o militar, sino una de las pocas y buenas cosas que se puede ser en este mundo: un escritor, testimonio estilográfico, un hombre que supo vivir a todo pulmón lo peor y lo mejor, que lo describió como nadie lo hizo, y nos dejas tu legado a los que heredamos el talón. Nada de duelo.

Por fin vas a llegar a Macondo, Gabo. La vida termina siendo un suceso virtual y brutal. Acuérdate de los que quedamos en el mundo real y esperamos señales. Sé que hay un coche esperándote para el último vuelo. No te apures, escucha primero esta canción: http://www.youtube.com/watch?v=KfNZTWWaNtU

Te has llevado contigo la averiada Olivetti, por si te dejan reportar el viaje. No deben faltar en tu morral la emoción y el impulso, quizás la última nota cosida sobre pecho. Y, junto al animal que nunca descuidaste, el tiempo. Caparazón, disfraz, desbordamiento. El goce, la campana y la humedad de un beso.

Raysa White

El poder de Jesús

Por Raysa White

mi_cristo_eres_tu_amarilisveliz

obra de la artista cubana Amarilis Veliz Diepa

Rebobinando la cinta de mis recuerdos, tomo conciencia de los momentos que viví: enferma, deshidratada, sin recursos económicos ni nadie que pudiera sostenerme. Echada en un inhóspito cuartito –sin luz y bautizado con chorreras de agua-cada vez que caía un aguacero; llena de deudas –que pagaba con un contrato milagrosamente concedido por una institución del estado-, y más de dos chillando para que me dejaran sin él. Pudo haber sido que el dolor, de tan tenaz, no dejaba al cerebro espacio para pensar, pero mi situación física no podía ser más delicada.

Sin embargo, nunca se alojó en mi conciencia el tema: ¿Qué será de mi vida? Pudiera decirse que nunca fui consciente del proceso por el que estaba pasando. Mi opción fue encomendarme al Señor, no con la ansiedad del preocupado, sino como el hijo indisciplinado que conoce su falta y está dispuesto a pagar por ella. No me sentía con moral para otra cosa.

Hice el retiro con mi comunidad y luego sola. Cierto es que Dios nos escucha siempre, mas pienso que es beneficioso compartir espiritualmente en comunidad porque somos parte de ella y nuestras decisiones afectan al inconsciente colectivo. A la vez, no está de más lo hagamos individualmente, conversando con lo interno, donde también existe una colectividad íntima –el misterioso trino- del cual necesitamos consenso.

Ahí tomé responsabilidad de mis errores fundamentales e hice el compromiso de repararlos. Y a partir de ese momento –apoyada en la oración- comencé a levantar mi vida.

Y descubrí que si estamos dispuestos a empezar de la nada, con humildad, seremos rescatados. Si estamos dispuestos a adherirnos a su proyecto, Jesús nos protege. Y a través de sus fieles, sus ejércitos, las fuerzas de las que Él dispone, su protección se hace firme.

¿Qué nos pide Jesús? Primero, reconocer a un solo Dios, como único y verdadero. Esta noción es muy importante porque hay quienes personalizan a Dios a su imagen y conveniencia. De modo que en lugar de temer u obedecer al Altísimo, temen y obedecen al monstruo que llevan dentro ¿La otra condición? Estar en disposición de amar a los otros y, en la medida de nuestras posibilidades, como recomendaba Pablo, mantenernos en armonía con ellos. Decirlo es fácil ¡Qué reto! Tener que amar a tanta gente miserable, a quien te violó a tu hija, a quien asesinó a tu padre a quien destruyó tu matrimonio, a quién te desacredita por rivalidad o habla mal de ti sin conocerte.  Qué rareza aceptar a quien te traiciona, insulta, te rumora, te humilla o se burla de ti, y después lo ves comulgando en el templo o besándole al cura la sotana.

¿Qué Dios me regaló, después de tantos sinsabores?  La Verdad del amor.

¿Y qué visualicé después de este regalo? Que el Amor es algo imponderable. Sólo el amor protege de la traición. Nos aleja de la deslealtad y el egoísmo de los que nos rodean. Nos mueve al compromiso con el que sufre y nos provee de fuerza para ser consecuentes con una causa. El amor es un atributo que, si tiene una naturaleza verdadera, sobrepasa el poder del dolor.

Muchas personas piensan y afirman que del amor pasamos al dolor. No creo que la transición se dé de este modo. Es el dolor quien nos hace reconocer la fuerza del amor cuando logramos trascenderlo en función de una creencia, proyecto o utopía.

Esa es la lección que nos dio Jesús, el Nazareno.

Jesús nos probó que en la naturaleza humana había un componente más efectivo que el miedo y el dolor. Y lo probó en la cruz con el sacrificio de su carne.

Para demostrar su tesis, aceptó nacer como humano, es decir, encarnar. Este proyecto trajo una nueva noción al espíritu: la re-encarnación. Porque el premio que el Padre otorgó a Jesús fue el poder de la vida eterna, a través de la autoridad sobre las huestes espirituales.

La espada de Jesús es el amor.

Si amamos a Jesús es que hemos aceptado el poder del amor. Pero Jesús en su infinita inteligencia pide pruebas de ese amor. ¿Por qué? Él cuando nos elige nos está entregando algo grande, y lo grande no se da porque sí. No estamos hablando de misericordia, sino de lo que se va a poseer para misiones de gloria. Así como el Padre nos da “gracias”, Jesús nos otorga poder. Un poder que debe ser correctamente ejercido, por eso debemos estar adheridos a Él, en obediencia, porque de Él viene la razón -la verdad- de la misión.

De ahí que cuando yo clamé Él me respondiera con su misericordia –que es con su Amor- y me enviara este mensaje: Voy a levantarte de entre las piedras. Llegará el tiempo en que yo te pediré un sacrificio para saber si tú me amas. Estad lista.

No se trata de una respuesta exclusiva. Muchas personas han recibido esta respuesta.

¿Qué necesita Jesús de nosotros? ¿No vive Él muy bien en las alturas? ¿Por qué acudir a auxiliarnos? Porque nos AMA. ¿Pero va a echar sus perlas al cerdo? Decididamente, no. Él nos conoce. Es bueno recordar la parábola del joven Natanael cuando descansaba debajo de la higuera. (San Juan 1, 45-51).

Seamos quienes seamos Él sabe cada cual a quién lleva dentro. Hayamos lo que hayamos hecho Él sabe a quién puede entregar su espada y convertir en guerrero de la luz.

Con ese amigo de tu lado ¿qué mayor poder quieres tener? ©

UNA HISTORIA MUY ANTIGUA O YO LO QUE QUIERO ES “MI PEDACITO”

Sé que nada me pertenece sino el pensamiento que sin grilletes fluye de mi alma, y todo momento favorable que el destino clemente me permite gozar profundamente.

Goethe

Por  Raysa White

Como los maestros lamas, solo tengo que ponerme en una posición sosegada, cerrar los ojos y no dejar que en el proceso intervenga la razón. Salgo de mi cuerpo y floto. En minutos, -minutos es un decir, puesto que el concepto “duración” es algo que no puedo precisar, ya que el tiempo en ese estado no se percibe- comienzo a trasladarme hacia regiones inexploradas. Todo está ahí como si alguien lo hubiese filmado o grabado. En aquella región enorme y despoblada, animales gigantescos deambulan como transeúntes en la Calle ocho o en el histórico Malecón de La Habana.

De repente un grupo enorme de seres semidesnudos o vestidos con pieles de animales y andar desesperado rodean a uno de aquellos gigantones que, ya sea desperdigado, escapado o extraviado, ha quedado solo. La historia es conocida. En un tiempo relativamente corto –pues para Dios cada semana es un siglo- esos individuos, si se quiere, diminutos; han vencido a los sauros.

Pero ocurre que cada vez, hay menos de ellos que se animan a luchar. Matar sauros es un riesgo muy grande, además casi no quedan sauros. La parte más sustanciosa de las carnes y las pieles ha sido resguardada por un grupo élite, que, a decir verdad, demostraron no solo ser los más audaces, sino los más hábiles y quedaron como fuerza regidora.

A este grupo ahora le embargan las preocupaciones. Han sacado cuentas y confirman que tienen carnes y pieles hasta digamos diez años; pero después de esos diez años de qué se proveerán. Los consejeros conocen un secreto que aún no se ha dicho: la tierra también provee desde adentro, si se llenan de ánimo, la abren, roturan, amansan y alimentan. Pero este trabajo que no es tan peligroso, pero si más duro que matar, no garantiza la tajada justa. La gente no se anima.

Cuando piensan que todo está perdido el grupo consejero le propone a los jefes de la tribu: Dale a cada cual su pedacito, ¿no es lo que están clamando?, y prométanles que los van a resguardar de todos los peligros interiores y exteriores por sólo un diezmo. Que lo demás es de ellos y con ello pueden hacer lo que quieran: consumirlo, regalarlo o intercambiarlo.

La humanidad -cuya naturaleza es naturalmente egoísta- fue feliz por un tiempo, y creció como la boca de un hipopótamo hambriento; las mujeres parían y parían por racimos…era tanta la felicidad.

Pero un día el pedacito no les alcanzaba o no les rendía lo mismo. No había más espacio; querían un pedacito más grande.

Se descubrieron algunos síntomas de desigualdad sin que mediara orden ni decreto, por ejemplo, algunas familias se habían excedido en la multiplicación de su prole, lo cual no era mal visto, a fin de cuentas se necesitaban más gentes para domar esas inhóspitas regiones.  Alguien de los fuertes sugirió: -Ayudémosle un poco con lo nuestro, si se quiere tenemos de sobra.

Y así, probablemente, nació lo que en posterior se llamaría “subvención del Estado”.

A los que no habían dedicado el tiempo a trabajar su tierra porque no les venía bien al cuerpo, -ya que, si el Estado lo da, ¿por qué contradecirlo?- , amenazaron con quitárselas. De ahí nació la mendicidad y las primeras células militares porque muchos no querían enmendarse dócilmente.

Sin embargo, ocurrió un tercer caso.

A Juan y a su vecino le habían dado la misma cantidad de tierra, una al lado de la otra. Pero ocurría que en la de Juan, sin nadie poner mano, crecían las plantas solas; mientras que en la de su vecino debían trabajar duro para hacer que esa tierra produjera. A Juan le costaba menos crecer en abundancia, que a su vecino. Miles de años después descubrieron que por debajo de la de Juan corría un manantial que la humedecía; no había por qué cargar aguas ni fabricar grandes estanques para almacenarla cuando llovía. También se supo que las semillas, en la tierra de Juan, la dejaban caer los insectos cuando tomaban el polen de las flores de su vecino, no por privilegio de nada, sino por descuido. Pero en ese tiempo ¿quién se lo iba a imaginar? A ello se le llamó tener suerte.

Comenzaron a pensar en la injusticia divina y clamaban y clamaban y clamaban, pero ni Dios podía quitarles a esos seres lo que por ley de gracia habían recibido.

Y comenzó el desanimo de nuevo.

El síndrome de la primera y lógica desigualdad entre la pequeña élite y las masas había hecho metástasis por toda la tribu y no lo aceptaba el de igual a igual. Emergió la envidia, la rabia y la desilusión. Se agudizaron los conflictos. Y nació también el brujo y la brujería. Se complejizó la sociedad.

Desde allá a acá, el gran problema es y será: la distribución.

De hecho insoluble.

No hay ley que la unifique, ni siquiera la divina. A ello han dedicado su vida entera los cerebros más brillantes del género humano. Se han derramado ríos de sangre. Y se han creado cientos de ideologías. La igualdad en la distribución no es posible.

El cristianismo trató de llevar a las personas a este concepto y fracasó. Masas recostadas contra las paredes, no tiraban un golpe. Por el contrario, refunfuñaban. Debe esclarecerse que el cristianismo, en este sentido, no desarrolló ideas de Cristo, pues Cristo no trató temas de economía. Cristo se rebeló en contra de los egoísmos de aquellos que tenían bienes mucho mayor de lo que necesitaban, y los apretaban contra sí como si fueran criaturas fruto del amor. Él, más bien, se movía en terrenos de ética.

Los llamados apóstoles cristianos, conscientes de la repugnancia que Cristo sentía hacia el amor desmedido por lo material, crearon comunidades tratando de que estuvieran alejadas del egoísmo; y donde lo fundamental consistía en amar al Sacrificado, porque por Él se iba al Padre, y amarse el uno al otro para que, entre otros valores, floreciera la colaboración. Pero debemos detenernos en un detalle, el cristianismo que llega a nosotros viene a través de la labor de Pablo, un romano que va a parar a las comunidades griegas, y contamina las intenciones de Cristo con la cultura helénica, en especial, de ciertas corrientes filosóficas de gran potencial humanístico que habían tomado ya fuerzas en la intelectualidad griega, y dondequiera que esos griegos pusieron residencia. (*)

Al cristianismo suelen identificarlo con la igualdad, pero Cristo no tiene que ver con esto. La noción de Cristo iba más allá que una repartición de trastos. Porque eso es lo material, trastos y cachivaches que con el tiempo se deterioran o desaparecen. Hasta nuestros cuerpos se convierten en polvo.  Por eso me desconsuelo cuando algunos piensan que la solución es volver atrás y sacan la bandera del “pedacito”.

El “pedacito” es fatal. Volver a fragmentar el mundo.

Por eso comencé por la historia, desde luego grosso modo, de la humanidad. Darme “mi pedacito” es reproducir el mal. En primer lugar, porque como se ha visto, el mundo ya está repartido, habría que quitárselo a otro, y reproducir cada cierto ciclo el “quitar” para “dar”; un “quitárselo”, que no queda otra que hacerlo a la fuerza,  lo que no es aconsejable, pues a la larga trae rencor y más violencia; incorporándose por añadidura un sentimiento de injusticia que se traslada de hijo en hijo y de familia en familia reproduciendo la negatividad y el odio. Potencial monstruoso que suele caminar por dentro, lentamente y sin control externo. Sólo está esperando una señal para proyectarse como un trueno.

El clamor por “mi pedacito” es el modo estrecho y natural de ver la distribución.

Yo, que cada vez siento estar más cerca de Dios, elevo mi ansiedad a planos más sutiles. Pienso que la vida se nos va martillando remaches, para que el dique de nuestras pequeñas y particulares presas no se desmadre. Porque así ha quedado el mundo: partido en pedacitos. ¿Y el resultado cuál ha sido? No hace falta contarlo.

(*) La historia de Platón es un fiel reflejo de esta afirmación. Ver todo el periplo del sabio en sus forzados exilios o destierros.

Salutación para el fin del Año 2013

raysa_white_galleryA todos y todas las personas que aceptaron mi amistad, a quienes de buena fe me la pidieron y se las devolví, a quienes apoyaron mi trabajo, dieron Me Gusta en mis textos y fueron generosos y generosas conmigo, a quienes -aunque sea un día- tuvieron la humildad de visitarme en mi muro, a aquellos y aquellas que celebran la Navidad y el nacimiento de Cristo …Sólo me gustaría desearles que sean benditos y benditas en abundancia de amor, gozo y paz durante esta temporada de espera y un venturoso Nuevo Año que haga época en sus vidas.

Espero, también, que en el fin del año disfruten, al menos, de una cena que valga la pena y les acueste satisfechos. Que puedan pasar unas horas con su familia y que la política se use para unir las familias, no para dividirlas. Y que aunque no sepamos que vamos a comer mañana no se nos pongan los nervios demasiado tensos ni hagamos críticas inoportunas, si eso nos puede traer la muerte, el encierro o la infelicidad.

Les amo, aunque algunos creamos que valemos mucho y al final den por nosotros bien poco. Nunca la ilusión se pierde.  Que no nos sintamos triunfadores por éxitos que pueden ser desechos por los efectos del mar. Que nos sintamos vencedores porque el Enemigo no encontró en nosotros ni un resquicio donde echar su veneno.

Que la paciencia nos acompañe para barrer continuamente nuestros defectos interminables.

Que mi Señor Jesús nos siga amando, que nos abrace cuando necesitemos ese abrazo, pues no hay amor como el Suyo. Que no nos falte nunca ni ese abrazo… ni Dios.

Gracias a todos y todas por compartir este tiempo de vida. ¡Acopiemos valor y fuerzas para seguir adelante…lento y constante como las nubes…aunque nos empuje el viento!©

Raysa White

Ofrenda de Navidad y Fin de Año

La Editorial Akerú Publicaciones les regalará un libro de su autor o autora preferido en formato PDF. También pueden elegir un título o tema, haremos el esfuerzo.